Carga parcial

Por carga parcial se entiende una carga que sólo utiliza parcialmente el espacio de carga disponible del medio de transporte. Se ha establecido el término inglés LTL “Less-than-Truck-Load” para una carga parcial de camión y LCL “Less-than-Container-Load” para una carga parcial de contenedor. Una carga parcial suele estar determinada por el tamaño de la remesa o por los requisitos de transporte correspondientes, como la prohibición de recargar mercancías sensibles.

Por regla general, se intenta combinar las capacidades de carga aún disponibles con otras cargas parciales adecuadas o manejar un transporte de grupaje. De esta manera, todo el transporte puede ser más económico. Las cargas parciales combinadas requieren más tiempo que los transportes de carga completa. Durante la carga, la recarga y la descarga surgen distancias y tiempos de espera adicionales. Por lo tanto, el tráfico de cargas parciales no es adecuado para envíos urgentes en los que el tiempo es un factor crítico, de modo que éstos se manejan normalmente como cargas completas para conseguir un tiempo de transporte corto.

Clasificación de los envíos

Una etapa necesaria y regular del proceso de manipulación de los envíos es la inspección de la carga y la determinación de qué tipo de envío puede o debe ser manipulado. Esto se debe a que no todos los envíos que dejan libre la capacidad de carga en términos de volumen o peso pueden ser manejados como una carga parcial. Las mercancías también pueden transportarse como carga general en un envío de grupaje. En este caso, la carga general se recoge del cargador respectivo en una corrida preliminar con otras cargas generales, se combina en cargas de grupaje en los centros logísticos correspondientes y se descarga finalmente como carga general en el receptor respectivo en una corrida posterior. El transporte como carga de grupaje es más rentable que el transporte por carga parcial, que suele implicar una recarga.

Volver